Cómo Hacer un Cargador de Celular a Pilas para Emergencias

Solución del hombre de las cavernas

Un truco que he realizado antes en un caso extremo (estaba acampando y no tenía un toma-corriente cerca) es el de conectar 4 pilas AA en serie y conectar esto directamente al celular a través de un cable micro-USB. Tenía unas pilas de repuesto para una linterna y las usé. Claro, también tuve que decapar el cable con una navaja (quedó inservible luego), pero resolví mi inconveniente. Sin embargo, 4 pilas AA no dan exactamente los 5 voltios que el celular necesita para cargarse, sino aproximadamente 6 voltios (cada una provee 1.5 voltios teóricos) o puede que hasta un poco más. En resumen, hágalo bajo su propio riesgo 😉

Una pequeña mejora a lo anterior es la de colocar una pequeña resistencia de menos de un Ohmio entre las pilas y el celular para disminuir levemente el voltaje y proteger el celular en el peor de los casos (aunque prácticamente todos los celulares tienen un regulador de voltaje incorporado, pero nunca está de más). Obviamente si estoy de camping en el bosque no tendré resistores en la billetera o una tienda de electrónicos a la vista, así que habrá que improvisar. Una cosa que a lo mejor tengamos a la mano y que podemos utilizar es un lápiz. Entre uno o dos centímetros de mina de lápiz nos pueden dar entre 0.25 y 2 ohmios dependiendo de la dureza de la mina. Yo he utilizado un centímetro de mina de  lápiz 4H para el experimento. Publicaré un video en próximos días.

Una solución más civilizada (añadimos un regulador de voltaje)

Un circuito menos primitivo que el anterior lo podemos conseguir añadiendo UN SOLO componente a nuestro circuito de pilas en serie. Esto tiene sus pros y contras. La construcción de este circuito ya no puede improvisarse in-situ, sino que tendremos que llevar en nuestra mochila un pequeño circuito prefabricado. En todo caso, la fabricación es extremadamente sencilla.

La idea aquí es usar un pequeño componente regulador de voltaje. El más común es el LM7805 (o símplemente 7805) que se puede conseguir en prácticamente cualquier tienda de electrónica por unos centavos. También es preferible aquí usar de 5 a 6 pilas en lugar de 4, pues este componente necesita de cierto voltaje mínimo de diferencia entre la entrada y la salida. También podríamos usar una batería de 9 voltios aquí. Les comparto un pequeño diagrama que hice.

La solución Ninja Pro

Vamos complicándonos un poco más… Otra solución más sofisticada pero mucho más precisa y eficiente que la anterior es la de utilizar un circuito convertidor step-down (también llamado reductor DC-DC o convertidor Buck), que es un circuito barato y que podemos encontrar en tiendas de electrónica. El que he comprado se puede adquirir en línea en varios sitios como Amazon, Ebay, OLX o Mercadolibre. Nos dará exactamente 5 voltios. En otro artículo que escribí hace algún tiempo en este mismo blog explico cómo hacer uno, por si alguien se quiere aventurar. Los hay de voltajes fijos como el que he usado yo, pero también hay otros en los cuales hay que ajustar el voltaje de salida girando la clavija de un potenciómetro de precisión. También hay de varias capacidades. El de este artículo nos proveerá de hasta 1 amperio, pues está basado en el chip AMS1117.

Para ilustrar mejor cómo conectar todo preferí hacer un video. El circuito elegido puede funcionar incluso con una batería de auto, por lo que nos puede servir para añadirle un puerto USB a nuestro vehículo, en caso de que no lo tenga. También podríamos conectar una batería recargable y utilizar un panel solar para cargarla. La regla por lo general en cuanto a pilas de carbón o alcalinas es que mientras más grandes, más carga. Por ejemplo, las pilas AA tienen más carga que las AAA, ya que son de mayor tamaño.

Ahora sí les dejo con el video. En él verán el circuito utilizado, el cual podemos poner en una cajita para que se vea más simpático y meterlo en nuestra mochila.  Nos salvará en caso de emergencias.


Técnicas para encender una buena fogata en tu día de camping

Me encanta acampar, tanto, que luego de unos años de afición decidí emprender un pequeño negocio de camping en Ecuador y dedicarme a esto (www.huigra.com). El contacto con la naturaleza para mi es una forma de aprender muchas lecciones de vida invaluables. Una de las cosas más interesantes es encender fuego para cocinar. Después de muchas fogatas de por medio aprendí algunos trucos que quisiera compartir. Los pongo en el orden en que se deben ejecutar.

1) Ubicar buena yesca 

Lo primero que hago antes de encender una fogata es buscar la yesca correcta (también llamada arrancador o iniciador de fuego). No escatimo en buscar la suficiente cantidad, pues lo peor es que la yesca se termine antes de que la fogata tome cuerpo y tengamos que volverla a encender. La yesca debe ser un elemento de fácil y rápida combustión, que a diferencia de los trozos más grandes de madera o carbón, hará el trabajo de iniciar el fuego de la fogata. Lo más importante es ubicar yesca muy, pero muy seca. La yesca por lo general está constituida por pequeños tronquitos, paja u hojas. Pero ojo, no cualquier hoja ni palito sirve. Por ejemplo, las hojas de árboles que contengan muchos aceites son siempre preferibles. Hojas secas de eucalipto por ejemplo son una opción genial, pero no siempre está disponible. Otros elementos que uso son sobras de cartones que corto en pequeños pedazos, algodón del botiquín o papel higiénico –sin usar por supuesto ;-).

2) Otros combustibles comunes: Doritos, gel antibacterial, aceite de cocina

Por lo general trato de no usar combustible adicional a la yesca que pueda encontrar, pero si hiciera falta, un par de trucos que me dan MUY buen resultado siempre son los Doritos o el gel antibacterial. El gel antibacterial contiene mucho alcohol, por lo que se puede usar de manera segura y los Doritos… no tienen idea de cómo se enciende de bien una fogata con Doritos! (También funciona con Cheetos o cualquier snack con alto porcentaje de carbohidratos, seco y grasoso).

Otra cosa que también he usado es aceite de cocina. La manera como lo uso es remojando el papel higiénico con unas gotas aceite de cocina y poniéndolo en forma de bolitas. En general, se puede remojar la yesca con el aceite de cocina y logramos que dure mucho más.

3) Conformar la Pira

Luego de ubicar la yesca y demás combustibles improvisados hay que disponer los leños de tal forma que sea más eficiente encenderlos. Yo suelo disponerlos en forma de pira. Haciendo un agujero en el centro de la fogata (donde ubico la yesca) y apilando troncos en el perímetro con forma de volcán, de tal modo que el aire ingrese por debajo de la pira y circule hacia arriba por el centro de la misma. La llama debería salir vigorosamente por la cima de nuestro volcán. Si la llama se debilita podemos introducir más combustible por la cima: Doritos, gel, papel.

4) Encender el fuego

Esto siempre es un reto si no tenemos encendedor ni fósforos. Yo siempre digo que una buena fogata se enciende con un fósforo. Pero si no tenemos hay varias opciones disponibles, que aunque toman su tiempo y consumen nuestra paciencia, funcionan. No voy a hablar aquí de soluciones comerciales como la piedra lumbre o las barritas de magnesio, sino de cosas que podamos improvisar.

Para mi una solución muy efectiva y que me encanta es usar un par de pilas y papel de chicle (de estos papeles laminados de aluminio que vienen como envoltura de los chicles como Orbits o Trident). Otro truco es utilizar una pequeña batería de 9V con lumbre o lana de acero para limpiar ollas.

5) Avivar el fuego

Una vez que los leños comienzan a quemarse y nunca antes se debe comenzar a avivar. Si avivamos antes es probable que apaguemos nuestra fogata antes de empezar. La idea de avivar el fuego es que el porcentaje de madera carbonizada se expanda. Para esto no hay mejor cosa que un abanico, el cual puede estar improvisado con cualquier lámina que encontremos. Métodos más sofisticados como usar secadores de pelo, fuelles o ventiladores no están mal, pero cuando acampamos no siempre podemos recurrir a  estos lujos. Si nada está disponible el último recurso siempre serán nuestros pulmones.